¿Se puede pactar con Dios según Salmo 50:5?

¿Se puede pactar con Dios según Salmo 50:5?

Por Pastor Damián Ayala.

¡NO! El solo leer todo el salmo sin necesidad de entrar en detalles o traducciones nos damos cuenta que no habla de eso.

Este salmo didáctico, escrito por Asaf, un músico principal de los levitas (1 Cr. 16:4–5) y autor de los salmos 73–83, habla acerca de la adoración a Dios por parte del hombre y de las obligaciones hacia el prójimo. Estas dos secciones se encuentran en el Decálogo (los diez mandamientos). Asaf describió una escena en una corte celestial en la cual el Señor examinó a su pueblo y declaró que él tiene dos querellas contra el pueblo: el ritualismo en la adoración y la hipocresía en su manera de vivir. Para agradar a Dios es necesario ofrecer sacrificios de alabanza que provengan de un corazón obediente y lleno de fe.[1]

La visión de Dios que viene en misericordia y en poder evoca el recuerdo de su teofanía en el monte Sinaí. Como Dios vino cuando hizo el pacto allí, así viene ahora para esta renovación del pacto.

Cuando uno entiende el lenguaje jurídico en Israel, se sorprende de la cantidad de veces que los profetas usan esta misma metáfora para mostrar el juicio de Dios sobre su pueblo. El juicio es para advertir al pueblo de Dios, para corregirlo y para enseñarlo.

Los vv. 5 y 6 pide que reunan a su pueblo, fieleslos que están en un pacto con Dios, para que él los escudriñe antes de renovar el pacto. La clave para entender el Salmo está en el v. 5; lo que se traduce han hecho… pacto es un participio que se usaba para “estar para hacer un pacto”. Dios está Ilamando a “los que están para hacer (renovar) un pacto conmigo mediante sacrificios”. Por eso, en el próximo párrafo enseña la actitud necesaria de corazón para el verdadero sacrificio a Dios.[2]

De que pacto esta hablando “Y envió jóvenes de los hijos de Israel, los cuales ofrecieron holocaustos y becerros como sacrificios de paz a Jehová. Y Moisés tomó la mitad de la sangre, y la puso en tazones, y esparció la otra mitad de la sangre sobre el altar. Y tomó el libro del pacto y lo leyó a oídos del pueblo, el cual dijo: Haremos todas las cosas que Jehová ha dicho, y obedeceremos. Entonces Moisés tomó la sangre y roció sobre el pueblo, y dijo: He aquí la sangre del pacto que Jehová ha hecho con vosotros sobre todas estas cosas.(Éxodo 24.5–8, RVR60)[5]

En la apertura solemne del juicio, el Señor—que en este proceso legal a la vez es Dios y juez—llama a tres testigos. En primer lugar, se convoca desde Sión (v. 2)—o desde la ciudad de Jerusalén, que es la morada divina—, a toda la tierra: desde «donde nace el sol hasta donde se pone» (v. 1); también se llama a «los cielos y la tierra», para aludir al pacto en el Sinaí (v. 4); y finalmente se requiere la presencia de los «santos» de Dios, «los que hicieron pacto con sacrificios» (v. 5), en una clara referencia a su pueblo (Ex 24:5–8), que serán las personas juzgadas.[3]

Esto para nada puede ser usado para fundamentar la doctrina torcida de pactar con Dios para recibir dinero, salud, hijos, etc.. Menos para ganar a alguien para Cristo.

Como podemos ver Jehová hizo el pacto, y para entrar a ese pacto el pueblo de Israel tenia que hacer sacrificio.

A su vez  es una profecía, que habla de la venida de Cristo y del día del juicio en que Dios llamará a los hombres a rendir cuentas; el Espíritu Santo es el Espíritu de juicio. Corresponde a todos los hijos de los hombres conocer la manera justa de adorar al Señor en espíritu y en verdad. Nuestro gran Dios vendrá en el gran día y hará oír su juicio a quienes no escucharon su ley. Dichosos los que entran en el pacto de gracia por fe en el sacrificio expiatorio del Redentor, y muestran la sinceridad de su amor por sus frutos de justicia. —Cuando Dios rechace los servicios de los que descansan en logros externos, aceptará por gracia a quienes lo buscan con rectitud. Sólo podemos ser aceptados por Dios por un sacrificio, por Cristo, el gran sacrificio, de quien derivan su validez los sacrificios de la ley. —Verdaderos y justos son sus juicios; hasta las conciencias de los pecadores serán forzadas a reconocer la justicia de Dios.[4]

Dios los bendiga.

1 Walvoord, J. F., & Zuck, R. B. (2000). El conocimiento bíblico, un comentario expositivo: Antiguo Testamento, tomo 4: Job-Cantar de los Cantares (166). Puebla, México: Ediciones Las Américas, A.C.

2 Carro, D., Poe, J. T., Zorzoli, R. O., & Editorial Mundo Hispano (El Paso, T. (1993-).Comentario bı́blico mundo hispano Salmos (1. ed.) (193–194). El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano.

3 Pagán, S. (2007). De Lo Profundo, Señor, a Ti Clamo: Introducción y comentario (332–333). Miami, FL: Editorial Patmos.

4 Henry, M. (2003). Comentario de la Biblia Matthew Henry en un tomo. (417). Miami: Editorial Unilit.

5 Reina Valera Revisada (1960). 1998. Miami: Sociedades Bı́blicas Unidas.

NOTA DEL ADMINISTRADOR: Este escrito ha sido tomado del blog amigo: ACTIVISTAS DE CRISTO.

Publicado en Damian Ayala, Doctrinas, pastor Damián Ayala | Etiquetado , , , | 1 comentario

Si somos salvos por gracia, ¿importará la forma en que vivimos? VIDEO

Pablo Santomauro

Publicado en Doctrinas de la Gracia, Pablo Santomauro | Etiquetado , , | Deja un comentario

¿Qué significa “Dios de dioses”?

¿Qué significa “Dios de dioses”?

Por Pablo Santomauro

Preguntas recibidas

¿Qué significa “Dios de dioses”?

El Salmo 50:1 llama a Jehová “El Dios de dioses”. Si Dios es llamado Dios de dioses, entonces …hay otros, ¿no? ¿No significa esto que la Biblia reconoce la existencia de otros dioses?

P.D: ¿El Dios de dioses, no era Marduk, Osiris, Zeus u Odín?  Siga leyendo →

Publicado en Apologética, Pablo Santomauro | Etiquetado , , | Deja un comentario

Altars (para los que leen inglés)

El artículo hace una comparación con el decaimiento moral de los israelitas y la condición moral en este país. Recomendado para los que leen inglés.

ALTARS

By John Brito

With our nation in moral decline it is important that Christians consider what the Book of Judges has to say on the matter. Upon viewing the four hundred year span of Israel’s history, as recorded in this book, we can attribute the spiritual and moral decline of the nation of Israel to two things: Their failure to drive out the inhabitants living in the land of Canaan and their failure to destroy the altars that the Canaanites had erected to their gods. Keep reading →

Publicado en Palabra Diaria | Etiquetado | Deja un comentario

Los Caifases

Los Caifases

por Rafael Aguirre

TEXTO: Juan 10:30-33
«El Padre y yo somos uno. 31 Una vez más los judíos tomaron piedras para arrojárselas, 32 pero Jesús les dijo: —Yo les he mostrado muchas obras irreprochables que proceden del Padre. ¿Por cuál de ellas me quieren apedrear? 33 —No te apedreamos por ninguna de ellas sino por blasfemia; porque tú, siendo hombre, te haces pasar por Dios

Dios les bendiga hermanos hoy en día la mayoría de las sectas «llamadas cristianas», dicen hablar de JESÚS pero, pensándolo bien y meditando en esta escritura muy valiosa y jugosa nos damos cuenta que aun hoy existen ese tipo de personas que hace dos mil años guiados por este Caifás el sumo sacerdote trataban de callar a JESÚS por hacerse llamar DIOS.

Hoy en día estas sectas que se esconden bajo una denominación y con aparente bandera «cristiana» son el tipo Caifás de aquellos tiempos, porque hoy también a ellos les molesta y les retumba en sus cabezas el solo hecho de pensar y saber que la BIBLIA enseña que realmente JESÚS es DIOS y SEÑOR, y buscan la manera de mutilar partes de la BIBLIA por motivo de que no va de acuerdo a sus ideales y por lo tanto tratan de apedrear el nombre de JESÚS con sus revistas y artículos en contra de la divinidad de JESUCRISTO, cuando la BIBLIA habla de una TRINIDAD (PADRE, HIJO Y ESPÍRITU SANTO) en toda la BIBLIA desde Génesis a Apocalipsis.

¿Usted cree que estos deberían llamarse «cristianos»? Recordemos lo que dice la Biblia: Todo el que niega al Hijo tampoco posee al Padre. Quien confiesa al Hijo posee también al Padre.

Es por eso que ellos deberían llamarse Caifases debido a que han torcido la enseñanza. Pero, ¿cómo le llamamos a aquellos que dicen amar a DIOS y con sus hechos lo niegan? ¿Y que son cristianos? ¿No deberíamos también llamarles «Caifases»? Porque de igual manera al vivir una vida en desobediencia e inmoralidad niegan al PADRE Y AL HIJO con sus obras o acciones.

Que tremendo que estemos viviendo rodeados de estas sectas y religiones e individuos que llamándose cristianos son un descrédito al verdadero EVANGELIO que JESÚS nos dejó para ser luz a las naciones.

Déjeme terminar con esta escritura hermosa para taparle la boca a estos «CAIFASES» y falsos cristianos que los hay en todos lados aun en nuestras iglesias, que tristemente no se han entregado a DIOS y siguen apedreando el nombre de JESUCRISTO porque no les gusta someterse a la voluntad de EL, y por lo tanto no han conocido la verdad.

(1 Juan 2:18-29) «Queridos hijos, ésta es la hora final, y así como ustedes oyeron que el anticristo vendría, muchos son los anticristos que han surgido ya. Por eso nos damos cuenta de que ésta es la hora final. 19 Aunque salieron de entre nosotros, en realidad no eran de los nuestros; si lo hubieran sido, se habrían quedado con nosotros. Su salida sirvió para comprobar que ninguno de ellos era de los nuestros. 20 Todos ustedes, en cambio, han recibido unción del Santo, de manera que conocen la verdad. 21 No les escribo porque ignoren la verdad, sino porque la conocen y porque ninguna mentira procede de la verdad. 22 ¿Quién es el mentiroso sino el que niega que Jesús es el Cristo? Es el anticristo, el que niega al Padre y al Hijo. 23 Todo el que niega al Hijo no tiene al Padre; el que reconoce al Hijo tiene también al Padre. 24 Permanezca en ustedes lo que han oído desde el principio, y así ustedes permanecerán también en el Hijo y en el Padre. 25 Ésta es la promesa que él nos dio: la vida eterna. 26 Estas cosas les escribo acerca de los que procuran engañarlos. 27 En cuanto a ustedes, la unción que de él recibieron permanece en ustedes, y no necesitan que nadie les enseñe. Esa unción es auténtica —no es falsa— y les enseña todas las cosas. Permanezcan en él, tal y como él les enseñó. 28 Y ahora, queridos hijos, permanezcamos en él para que, cuando se manifieste, podamos presentarnos ante él confiadamente, seguros de no ser avergonzados en su venida.29 Si reconocen que Jesucristo es justo, reconozcan también que todo el que practica la justicia ha nacido de él.»

¿Qué le parece? Conoce algún «Caifás» usted o usted es uno de ellos? Le invito a que escudriñe la BIBLIA y lea diferentes versiones para que se quite la venda y no siga viviendo como un «Caifás» del siglo UNO que siguen con la venda en los ojos y engañando con lo que otros le hablan sin ir a las escrituras, y ver si lo que estas falsas sectas o hermanos llamados «cristianos» hablan va de acuerdo a la escritura.

Un humilde pensamiento de su hermano y siervo de JESUCRISTO Rafael Aguirre.

BENDICIONES.

*Todo Texto Bíblico sin otra indicación, ha sido tomado de la Santa Biblia, Nueva Versión Internacional.

**Rafael Aguirre es un colaborador de este blog.

Publicado en Palabra Diaria, Rafael Aguirre | Etiquetado , , , | 2 comentarios

Cómo la teología gay manipula el libro de Levítico

Cómo la teología gay manipula el libro de Levítico

AUTOR: Will Graham

Como recién convertido, me costó la mismísima vida entender el libro de Levítico. Era como intentar descifrar jeroglíficos egipcios. ¡Madre mía! Fue tan diferente a Génesis y Éxodo. Conforme iban pasando los años, pensé: “Tengo que hacer algo al respecto”. Así que entre 2010 y 2011 mientras servía en la preciosa iglesia Centro cristiano (Castellón), me dediqué a estudiar el libro a fondo. ¡Sí, señor! ¡Un año entero con un solo libro de la Biblia! (Como soy tontito, tardo en asimilar bien las cosas). Estudié el libro tan a fondo que decidí escribir mi propio comentario sobre Levítico, el cual tengo archivado en mi biblioteca personal. Vamos, algunos se quedan contentos con millones en el banco; otros con fama internacional; yo, con entender el libro de Levítico. Los pelirrojos somos así de raros… A lo largo de aquel año empecé a cultivar un amor por el mensaje de Levítico y es precisamente esta pasión la que me ha hecho saltar en estos últimos años. He saltado una y otra vez porque hay una nueva corriente teológica dándose a conocer en España que está machacado el libro de Levítico de una forma brutal. Me refiero, claro está, a la teología Queer (gay/ homosexual). Hoy, todo lo que quiero hacer es enfrentar cinco argumentos que la comunidad gay emplea para derribar las enseñanzas anti-homosexuales de mi querido libro. Espero que os sea de ayuda…

1.- ¡No puedes interpretar el libro de Levítico literalmente! El primer argumento es que no hay que entender los pasajes anti-homosexuales de Levítico literalmente. ¿De qué pasajes estamos hablando? Por un lado Levítico 18:22: “No te echarás con varón como con mujer; es abominación”. Y por el otro, Levítico 20:13: “Si alguno se ayuntare con varón como con mujer, abominación hicieron”. El problema con este punto de vista es que Levítico es un libro de legislación judía. No es literatura poética ni apocalíptica. El libro se escribió para ser entendido literalmente. Cuando Dios tacha la homosexualidad de “abominación”, no está hablando alegórica ni simbólicamente. Leer un libro literal de forma literal no significa que el lector sea fundamentalista. Significa que es una persona intelectualmente honesta. Por cierto, ¿cómo es que nadie tiene ningún problema con la literalidad del resto del libro de Levítico? ¿Por qué son precisamente estos dos capítulos (el 18 y el 20) que no hay que interpretar de forma literal? Se tratan, pienso yo, de auténticas “acrobacias exegéticas”. No dejo de alucinar con las interpretaciones alejandrinas ofrecidas por la teología gay. ¡En serio, estos escritores merecen un premio o algo! Son una señal indubitable de que el don de la creatividad sigue con nosotros en el siglo XXI. De todas maneras, ¿cómo se sentirían estos teólogos si nadie los leyese de forma literal? Acaso no se enfadarían diciendo: “¿Por qué siempre malinterpretáis todo lo que os digo?” Creo que el Señor tendría algo parecido que decir a la teología Queer hoy en día.

2.- Tienes que entender el contexto socio-histórico del libro. El segundo argumento es que no podemos citar el libro de Levítico sin saber algo de su contexto socio-histórico. Aquí estoy en total acuerdo con la teología gay. De eso no hay duda. No obstante, creo que se trata de un argumento que perjudica la postura homosexual. La idea común es que el libro de Levítico condenó la homosexualidad porque en aquel entonces todos eran heterosexuales (no como nosotros en la Europa actual) y por lo tanto, estaban en contra de la homosexualidad. Pero si leemos bien el contexto de estos mandatos divinos en Levítico 18 y 20, veremos que el Señor mandó lo que mandó para que los hebreos fuesen en contra de las prácticas homosexuales que prevalecían en las culturas vecinas (como en Egipto y Canaán). A la luz de semejante perversión sexual en las naciones paganas, Dios llamó su pueblo a la santidad. En estos capítulos el Todopoderoso no está dirigiéndose exclusivamente a los levitas; sino a todos los hebreos. En fin, el Señor estaba bien consciente de la homosexualidad mucho antes del siglo XXI y habló muy claro al respecto. ¿Por qué tendría que cambiar de parecer en nuestra generación? ¿En qué fecha de la historia decidió Dios aceptar la homosexualidad?

3.- Sólo Levítico condena la homosexualidad. Otro malentendido con el cual me he topado ha sido el siguiente: “Sólo el libro de Levítico condena la homosexualidad”. Evidentemente es un argumento que apenas necesita ser refutado. Hay muchos otros pasajes bíblicos que condenan la homosexualidad tanto en el Antiguo como el Nuevo Pacto. Pero aquí está el quid de la cuestión. Aun si no tuviéramos ningún texto bíblico denunciando la homosexualidad en términos explícitos; la Biblia seguiría siendo un libro heterosexual. Las Escrituras fueron escritas en el contexto de una cosmovisión judía, la cual profesó fe en el Creador que había colocado a un varón junto con una mujer en el Edén. El judaísmo presupone la heterosexualidad. Toda la Biblia, pues, promueve el matrimonio heterosexual independientemente de los versículos aislados que condenan la fornicación, el adulterio y la homosexualidad. Hay que entender a Jesús contra este telón de fondo también. Si Jesús hubiera estado a favor de la homosexualidad, en algún lugar lo habría dicho. Pero el amado Salvador sí dijo: “¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los creó?” (Mateo 19:4). Así que Levítico no es el único libro que censura la homosexualidad; toda la Biblia lo hace. Y no lo hace por ser anti-gay sino que lo hace porque es pro-Dios, pro-Edén, pro-heterosexual. Hasta el rey de los teólogos liberales contemporáneos, el obispo episcopal pro-gay John Shelby Spong, ha confesado abiertamente que la Biblia es un libro anti-gay. No es por nada que hace dos meses el periodista homosexual Frank Bruni (New York Times) pidió que se volviese a escribir la Biblia.

4.- ¡Pero tú comes marisco! Otro argumento es la típica respuesta gay cuando alguien cita el libro de Levítico: “No puedes decirme que la homosexualidad es pecaminosa si sigues zampando marisco”. De nuevo, tal comentario –entre otras cosas- presupone que Levítico sea el único lugar de la Biblia donde se condena la homosexualidad. Vicky Beeching, cantante británica Esta fue la respuesta que dio la cantante evangélica Vicky Beeching cuando le preguntaron en Sky News sobre cómo poder reconciliar lo que decía la Biblia con su estilo de vida lesbiana: “En Levítico dice que los hombres no deben echarse con varones. Pero también dice que no hay que comer marisco ni ponerse ropa hecha con telas de materiales mezclados […] Hay que entender todo en su contexto”. Tristemente Beeching no ha aprendido a distinguir entre la ley teocrática de Israel (la cual fue temporal) y la ley moral (la cual es eterna y vigente). Dentro de la ley teocrática está todo lo relacionado con la ley ceremonial. Hoy día, por ejemplo, ¿quién sigue sacrificando animales por sus pecados? ¡Nadie! La ley ceremonial fue abolida en Cristo. No obstante, la ley moral sigue en pie. Cuando leemos de leyes sobre barbas, marisco, cerdo y ropa hemos de recordar que Dios estaba hablando al pueblo étnico de Israel; no a la Iglesia del Señor de nuestro siglo. Pero cuando leemos los textos que apelan a la ética universal –la condena del incesto, por ejemplo- dichos textos sí siguen vigentes. Aunque el Nuevo Testamento no diga absolutamente nada sobre el incesto, no quiere decir que ahora sea algo bueno y agradable ante los ojos de Dios. Sigue siendo una abominación moral. Otra cosa que hay que tener en mente es que Dios nunca castigó a las naciones vecinas por comer marisco ni cerdo. Pero sí los condenó por su corrupción sexual. “En ninguna de estas cosas [sexuales] os amancillaréis; pues en todas estas cosas se han corrompido las naciones que echo de delante de vosotros, y la tierra fue contaminada; y yo visité su maldad sobre ella, y la tierra vomitó sus moradores” (Levítico 18:24-25). Comer marisco es una cosa; entregarse al pecado homosexual es otra.

5.- Eres un homófobo fundamentalista El último argumento es un poco más personal (pero nos pasará a todos). Cuando hablo sobre el contenido de Levítico con alguien pro-gay, en un 90-95% de los casos esa persona siempre acaba el diálogo insultándome. En vez llamarlo un argumento, sería más correcto etiquetarlo como una acusación. Me refiero a la típica frase que he oído cien mil veces: “Eres un homófobo fundamentalista”. ¡Hasta alguien me dijo recientemente que va a orar para que mis hijos salgan homosexuales! En el mundo filosófico llamamos semejantes argumentos ad hominem. Es un argumento que se usa contra la integridad o el carácter de la persona con la cual se está dialogando con el fin de derribar su postura. Por ejemplo, digamos que un político afirma que existe la ley de la gravedad. Pero hay otro plenamente convencido de que no hay tal ley. Puesto que éste no sabe cómo ganar el debate, empieza a atacar el carácter del político para dar la sensación de que ha ganado el argumento. “Eres un mentiroso y corrupto con millones escondidos en tu cuenta privada en Suiza”. En realidad no ha ganado el argumento a nivel lógico porque la gravedad sigue existiendo, pero a nivel popular, tales tácticas funcionan de maravilla. Lo mismo sucede con la cuestión gay. Por muy sinvergüenza, feo, maloliente y manipulador que yo sea, no va a cambiar lo que dice la Biblia para nada. Esto hay que tenerlo bien claro. Fijaos, no escribo ni hablo sobre la homosexualidad por gusto personal. Lo hago porque está en la Biblia, es la Palabra de Dios y no puedo soportar que ciertas personas tomen el nombre del Dios de la Biblia en vano para bendecir algo que Dios ha condenado. Es por esta razón que puedo profetizaros a todos ahora mismo (seáis cesacionistas o continuacionistas), sabiendo a ciencia cierta que mi profecía se cumplirá al pie de la letra en no muchos días. Mi profecía es: que me van a tachar de todo por escribir este artículo. Ya veréis la falta de crítica constructiva y una avalancha de insultos, palabrotas, acusaciones y amenazas. Es lo que hay. Pero no dejan de ser ataques ad hominem. El tema que tenemos que estudiar en España no es cómo tratar a los gays. Todos estamos de acuerdo en que hay que amarlos, orar con ellos, sufrir con ellos y tener compasión de ellos. Esto está clarísimo. Pero ésta no es la pregunta. La pregunta es: ¿agrada la homosexualidad a Dios o no? No es una pregunta de metodología, sino de contenido. Y mientras esta línea se quede oscurecida, los típicos insultos de siempre se van a lanzar. ¿Qué hacemos, pues, cuando nos insultan llamándonos homófobos fundamentalistas? Bueno, podríamos responder diciendo que nuestros enemigos son bibliófobos fundamentalistas, Levíticófobos fundamentalistas o santidadófobos fundamentalistas o, en amor, podríamos callarnos la boca y sufrir en silencio. Conclusión Con todo lo antedicho, si alguien no está dispuesto a reconocer que Dios condena la homosexualidad en el libro de Levítico (o en la Biblia entera), habría que hacerle la siguiente pregunta (y con ella os dejo hasta la semana que viene): Si Dios estuviese en contra de la homosexualidad, ¿qué tendría que decir textualmente para convencerte de que lo está?

TOMADO DE: PROTESTANTE DIGITAL

Leer más: http://protestantedigital.com/magacin/36474/Como_la_teologia_gay_manipula_el_libro_de_Levitico

licencia

Publicado en homosexualidad, Will Graham | Etiquetado , , , | 6 comentarios

No es cierto que la NVI favorece al homosexualismo

No es cierto que la NVI favorece al homosexualismo

Algunos han acusado temerariamente a los traductores de ser homosexuales o lesbianas, lo que es un grosera calumnia fruto de una mente fanática y desprovista de conocimiento, que se atreve a hacer esta clase de acusaciones sin comprobar la verdad.

Por otra parte acusar a la NVI de favorecer el homosexualismo porque en algunos pasajes de 1 Reyes tradujeron prostitución sagrada en lugar de sodomitas, como lo hacen algunas versiones tradicionales. (Véase 1 Reyes 14:24; 15:12; 22:46; 2 Reyes 23:7) no significa que la NVI diga otra cosa diferente de los originales.

El que tiene algunas nociones de hebreo sabe que el sentido correcto de la palabra qadesh (plural qedeshim) es precisamente prostitución sagrada. Aparentemente versiones como RVR, King James y otras pensaron que esta palabras significaban sodomitas (homosexuales) y así lo tradujeron. La Linguística y Semántica modernas como los Diccionarios y léxicos nos indican que su auténtico significado es prostitución sagrada, que era una actividad prominente y notable en los cultos sagrados de los Cananitas a los dioses y diosas de la fertilidad.

Por otra parte el homosexualismo y lesbianismo está más que condenado y claramente repudiado en variados textos de la NVI como Levítico 18:22; 20:13; Romanos 1:26-27; I Corintios 6:9-10; 1 Timoteo 1:10; Judas 7.

Vea el video aquí, haciendo clic en la imagen, donde el Dr. Luciano Jaramillo explica este tópico.

FUENTE: Noti-Prensa.com/Bíblica

 

Publicado en NVI | Etiquetado , , | Deja un comentario