Meditando en el Salmo 108

Meditando en el Salmo 108

Por Daniel Brito

(Salmo 108:1-7) «Firme está, oh Dios, mi corazón; ¡voy a cantarte salmos, gloria mía!
2 ¡Despierten, arpa y lira!  ¡Haré despertar al nuevo día!
3 Te alabaré, Señor, entre los pueblos;  te cantaré salmos entre las naciones.
4 Pues tu amor es tan grande que rebasa los cielos; ¡tu verdad llega hasta el firmamento!
5 Tú, oh Dios, estás sobre los cielos, y tu gloria cubre toda la tierra.
6 Líbranos con tu diestra, respóndeme  para que tu pueblo amado quede a salvo.
7 Dios ha dicho en su santuario:  «Triunfante repartiré a Siquén, y dividiré el valle de Sucot.»

Este Salmo fue escrito por el rey David, y seguramente que fue un salmo de consolación para los Judíos durante la cautividad Babilónica. En medio de la tribulación, David comienza este Salmo diciendo dos cosas importantes:

1.    “Firme está, oh Dios, mi corazón”. Hay una aclaración por medio del salmista, que en medio de las tribulaciones, su corazón está firme. En otras palabras: Hay confianza en Dios. ¡Qué contraste a como muchos se portan en medio de las pruebas! En vez de quejas o dudas, el salmista dice que Firme está, oh Dios, mi corazón.

2.    El siguiente es que no solamente está firme o confiado, sino que también en medio de la tribulación, dice: “¡voy a cantarte salmos, gloria mía!” Noten como dice:¡Despierten, arpa y lira!  ¡Haré despertar al nuevo día! 3 Te alabaré, Señor, entre los pueblos;  te cantaré salmos entre las naciones. No solamente está confiado en Jehová, sino que lo alaba delante de la gente. El agradecimiento que el salmista siente, traspasa todo tipo de problemas y tribulaciones, porque él quiere que la gente vea en quien él confía. Cuanta gente cuando está pasando pruebas, se quedan en casa en vez de ir al templo a adorar a Dios.  Como dice Spurgeon: “Te alabaré, oh Jehová, entre los pueblos. Sea quienquiera que venga a oírme, devoto o profano, creyente o pagano, civilizado o bárbaro, no cesaré en mi música.” (Charles Spurgeon en el Tesoro de David).

Antes de pedir ayuda, el salmista ya ha afirmado su confianza en Jehová, dando a conocer que él confía en lo que Jehová ha dicho, y no en las circunstancias que se encontraba en ese momento.

(Versos 7-13) «Mío es Galaad, mío es Manasés; Efraín es mi yelmo y Judá mi cetro. 9 En Moab me lavo las manos,  sobre Edom arrojo mi sandalia; sobre Filistea lanzo gritos de triunfo.»  10 ¿Quién me llevará a la ciudad fortificada?  ¿Quién me mostrará el camino a Edom? 11 ¿No es Dios quien nos ha rechazado?  ¡Ya no sales, oh Dios, con nuestros ejércitos! 12 Bríndanos tu ayuda contra el enemigo, pues de nada sirve la ayuda humana. 13 Con Dios obtendremos la victoria; ¡él pisoteará a nuestros enemigos!»

Para nosotros, el comienzo del nuevo día, puede que no traiga muy buenas noticias. Tal vez es el desempleo, o  la enfermedad, u otro tipo de problema. Pero sea cual sea los retos que nos esperan, debemos recordar las palabras del salmista “Firme está, oh Dios, mi corazón”. Concluimos con las palabras de Spurgeon:

“Vers. 12. Danos socorro contra el adversario, porque vana es la ayuda del hombre. Deberíamos orar con más confianza en Dios cuando nuestra confianza en el hombre se ha desvanecido. Cuando la ayuda del hombre es vana, no iremos en vano a buscar la ayuda de Dios.”

Que Dios les bendiga.

*Toda referencia Bíblica es tomada de la Biblia, Nueva Versión Internacional.

Esta entrada fue publicada en Palabra Diaria y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Meditando en el Salmo 108

  1. yasmet dijo:

    Adorar a Dios nos da firmeza.

  2. Gracias estimada Yasmet por su visita a este blog y su comentario.

    Bendiciones en Cristo.

  3. Pepe dijo:

    Dios le bendiga pastor, nuestros corazon hoy mas que nunca necesita estar en la presencia de Dios y ensayando sin cesar lo que haremos UNICAMENTE en el cielo que es ALABARLE solo a El, si no sabemos tocar ningun instrumento musical, lo mas importante es que podemos cantar con nuestro labios algunos de los Salmos para nuestro Dios y termina este hermoso salmo diciendo En Dios haremos proezas y el hollara a nuestros enemigos, es decir, El es nuestra prioridad y nada mas.

  4. pastordaniel dijo:

    Gracias estimado Pepe por su comentario.

    Bendiciones en Cristo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s