El ‘Hijo de Hamás’: “Su objetivo es un Estado Islámico”

El ‘Hijo de Hamás’: “Su objetivo es un Estado Islámico”

Mosab Hassan Yousef, hijo de uno de los fundadores de Hamás que se convirtió al cristianismo, dice que al grupo “no le importan la vida de los palestinos”.

29 DE JULIO DE 2014, JERUSALÉN

En una entrevista concedida a la CNN, Mosan Hassan Yousef, hijo de uno de los fundadores de Hamás, que desertó de la organización y más tarde abrazó el cristianismo, explicó que el objetivo de Hamás no termina en la derrota de Israel, sino en la construcción de un Estado Islámico.

“Hamás no busca la coexistencia, está buscando la conquista. La destrucción del Estado de Israel no es su objetivo final, sino un Estado Islámico que se alce sobre las ruinas de los demás”, dice Yousef.

Conocido como “el Hijo de Hamás” a causa del libro en el que explicaba su historia – ‘Son Of Hamas’, un best-seller en Estados Unidos – Yousef explica su visión sobre lo que impulsa al grupo radical en Gaza.

“A Hamás no le importan las vidas de los palestinos, ni tampoco la vida de los israelíes o de otros extranjeros. Ni siquiera se preocupan por sus propias vidas. Consideran morir por el bien de su ideología una forma de adoración”, dijo Yousef.

A pesar de ser educado desde niño para convertirse en militante de Hamás, Yousef se desencantó con la misión del grupo y se convirtió el cristianismo, perdiendo todo lo que tenía en el proceso.

“En las mezquitas, Hamás nos enseñó que sin derramamiento de sangre inocente por el bien de la ideología, no seríamos capaces de construir un Estado islámico. Ellos nos estaban preparando desde los cinco años de edad. Esta es la ideología que Hamás nos daba de comer. Y la verdad es que es imposible casi para cualquier persona romper con esto y ver la verdadera cara de Hamás y salir de esta idea. Como se puede ver en mi caso, tuve que perder todo, por decir ‘no’ a Hamás. Y hoy cuando miro a los niños de Gaza y sé con lo que son alimentados, sé que no tienen otra opción”, dijo Yousef.

CONVERSIÓN

A pesar de que Yousef fue integrante de Hamás y soportó estar en la cárcel por el movimiento, con el tiempo empezó a preguntarse quiénes eran sus enemigos realmente y descubrió que el grupo torturaba a su propio pueblo en una búsqueda incesante de colaboradores.

Después de un encuentro casual con un misionero británico en 1999, Yousef inició una búsqueda de seis años. En su libro, Yousef cuenta la historia de las decisiones que le llevaron a alejarse de su familia, amigos y su patria, a quienes aún ama y por quienes ora.

Tras hacerse público que Yousef sirvió como espía de la agencia de seguridad israelí Shin Bet, su padre sacó un comunicado diciendo: “Yo, el jeque Hassan Yussef, mi esposa, hijos e hijas anunciamos que hemos repudiado totalmente el hombre que fue nuestro hijo mayor y que se llama Mosab”.

A pesar de ello, Yousef sigue amando a su familia, “no por lo que ellos son, sino por quién es mi Dios”.

AMAR A LOS MUSULMANES

“Los quiero mucho”, dijo Yousef. “Cuando pienso acerca de los musulmanes, pienso en mi familia. No voy a renunciar a ellos. Ellos me repudiaron, yo no voy a renegar de ellos”.

Yousef insta a otros creyentes a orar por los musulmanes, de quienes él dice que son “gente maravillosa”, cuya humanidad ha sido “atrapada” por la ideología islámica.

“Nuestro problema es con su dios (el dios del Corán), con su ideología”, dice. Y recalca: “Hay que entender que hay diferencia entre el Islam y los musulmanes”.

Yousef trabaja actualmente en la adaptación de dos proyectos cinematográficos; uno sobre su historia personal, y otro sobre la vida de Mahoma, que promete dar una visión crítica e histórica sobre el profeta del Islam.

Fuentes: CNN, Protestante Digital Editado por: Protestante Digital 2014

Creative Commons

*Tomado de PROTESTANTE DIGITAL.

 

Publicado en Islam, Israel, Protestante Digital | Etiquetado , , | Deja un comentario

¿Es pecado tatuarse?

¿Es pecado tatuarse?

Por: Will Graham

Si un joven creyente quisiera hacerse un tatuaje, me gustaría hacerle algunas preguntas muy directas. Tal vez estas preguntas te puedan resultar útiles.

A lo largo de estos últimos años, he estado predicando la Palabra de Dios a los jóvenes de España. Y una pregunta recurrente que ha surgido en casi todos los campamentos cristianos ha sido: “¿Es pecado hacerse un tatuaje?” Quiero sumar mi voz al debate de hoy. Y recuerda: Me dirijo a la familia de la fe, no a los incrédulos.

Antes de empezar, quiero aclarar que yo no creo que podamos establecer una ley de Levítico 19:28 para defender una postura anti-tatuaje. Las marcas o señales hechas en el cuerpo mencionadas en este versículo tienen que ver con el ritual pagano de dolerse o lamentarse (guardar luto), no con la moda contemporánea que vivimos hoy día. Creo que el uso de este texto de Levítico puede ser una de esas ocasiones en las que tratamos de encajar la Palabra de Dios en nuestro plan preconcebido en lugar de hacer las cosas al revés. La fidelidad al contexto de la Escritura no me permite “golpear” a los artistas del tatuaje con Levítico.

Hecha esta aclaración, nos volvemos a preguntar: “¿Es pecado hacerse un tatuaje?”

Ahora, me dirijo a vosotros desde el mundo occidental. Nací y crecí en Europa. Sólo una vez en mi vida he estado fuera de Europa. Fue cuando prediqué en los Estados Unidos y México durante tres meses en 2009. Digo esto porque conozco la escena europea. Estoy familiarizado con la cultura europea. Entiendo la visión del mundo de la juventud europea. Y esa es la razón principal por la que veo los tatuajes como algo negativo. Creo que son un obstáculo para la causa de Cristo aquí en Occidente. Si un joven creyente quisiera hacerse un tatuaje aquí, me gustaría hacerle algunas preguntas muy directas. Tal vez estas preguntas te puedan resultar útiles.

1 – . ¿Glorificará ese tatuaje a Dios?

El cristiano tendrá que preguntarse a sí mismo si hacerse un tatuaje puede realmente glorificar a Dios o no. ¿Cuál es el motivo real que hay detrás de hacerse un tatuaje? Aquí es donde sí podemos hacer mención del principio ético fundamental de Levítico: “No ser como las otras naciones”. La persona que se tatúa su cuerpo, ¿lo hace para extender el Reino de Dios en el mundo o lo hace sólo para ir con el flujo de un mundo obsesionado por las apariencias superficiales, la moda y las tendencias? En la mayoría de los casos que conozco, esta última mentalidad es la que prevalece. El Nuevo Testamento nos llama a no conformarnos a este mundo (Romanos 12:2).

2- . ¿Qué dice tu conciencia?

Cuando Lutero se defendió en la Dieta de Worms, subrayó que él no iría en contra de la Palabra de Dios o de su conciencia. Si tu conciencia tiene algún escrúpulo con respecto al tema de los tatuajes, entonces definitivamente no debes tatuarte. Es pecado. Todo lo que no proviene de fe, dice Pablo, es pecado (Romanos 14:23). El mero hecho de que alguien se haga la pregunta “¿Es pecado hacerse un tatuaje?” me revela que su conciencia no está en paz respecto a este asunto y por lo tanto, él o ella, no debería tatuarse. Si tuvieras cien por cien de paz y tranquilidad en tu alma sobre el tema, no necesitarías preguntarle a nadie.

3- . ¿Va a ofender a otros creyentes que te tatúes?

Toda la epístola de 1ª Corintios gira en torno al tema del amor cruciforme (que toma la cruz como el centro). Pablo se enfrenta a diez situaciones pastorales diferentes con el mensaje radical de la cruz. Tus acciones, ¿beneficiarían o dañarían a los demás? ¿Van a bendecir u ofender? ¿Van a hacer bien o mal? El cristiano debe darse cuenta de que él (ella) ya no es de su propiedad. Él (ella) vive para el Señor y la iglesia. Si sospecho que un tatuaje puede alterar (perturbar o preocupar) a hombres o mujeres de Dios en mi congregación, entonces pongo mi amor por ellos antes que mis propios deseos y mantengo mi cuerpo limpio, sin tatuajes. Aplico la ley del amor para que otros no se escandalicen por mi acción. Mis acciones tienen efectos positivos o negativos en otros. No quiero hacer daño al cuerpo de Cristo. Así cumplo la motivación apostólica de 1ª Corintios de andar en amor.

4- . ¿Qué pensarán los no creyentes?

Y no sólo los cristianos deben pensar en los demás cristianos, sino en los no creyentes también. ¿Cómo van a reaccionar si me ven testificando de Cristo y también haciéndome un tatuaje? ¿No voy a ser piedra de tropiezo a ellos? ¿No van a pensar que soy un hipócrita? Después de todo, yo soy la Biblia que leen. La impresión que les voy a causar, ¿crees que será beneficiosa o perjudicial? Un chico me dijo: “Con un tatuaje cristiano puedo mostrar a los demás que soy cristiano.” Le respondí: “Creo que es muy triste que necesites un tatuaje para que alguien sepa que eres cristiano“. Seréis conocidos por los frutos, no por las marcas en el cuerpo (tatuajes).

5- . ¿Se tatuaría Jesús?

Y por último, pero no menos importante, aquí está la gran pregunta que subyace bajo toda la conducta y la moral cristiana: “¿Qué haría Jesús?” Si Jesús de Nazaret o Juan el Bautista o el apóstol Pablo vivieran en el siglo XXI, ¿de verdad crees que irían corriendo a la tienda de tatuajes para unirse a la última moda? Por alguna extraña razón, no lo creo. Si soy sincero –totalmente sincero- de la mayoría de la gente “cristiana” que he conocido que se ha tatuado (repito “la mayoría”), no son demasiado serios en su vida espiritual. Pueden ser buenos chicos, dicen cosas buenas y son populares, pero casi todos carecen de madurez y peso espiritual. Esa ha sido mi propia experiencia personal. Todavía no he conocido a un guerrero de oración lleno del Espíritu Santo que me pregunte acerca de si puede o no tatuarse. Me pregunto por qué. Me parece ridículo que en varias partes del mundo nuestros hermanos cristianos  están derramando su sangre por la extensión del Evangelio y aquí estamos nosotros viviendo para nuestra comodidad en el Occidente debatiendo sobre si debemos de hacernos tatuajes, fumar porros, emborracharnos en discotecas, tener relaciones sexuales antes del matrimonio y otras tonterías mundanas. ¡Qué vergüenza! Otra vez digo: ¡Qué vergüenza! ¿Qué clase de discipulado es éste que estamos viviendo? Es como si fuera otro tipo de fe totalmente distinta en la cual el concepto de ‘llevar nuestra cruz’ no existiera. ¿Qué pensará el Señor Jesús de semejante ‘fe’?

Conclusión

Creo que si algún cristiano responde a estas cinco preguntas con sinceridad y oración, dudo mucho que él (ella) siguiera sintiendo el deseo de hacerse un tatuaje. Es por eso que no tengo uno y nunca voy a hacérmelo. No veo cómo podría glorificar a Dios, mi conciencia está inquieta, no está tranquila al respecto, lo sé, ofendería a muchos hermanos y hermanas en Cristo si tuviera uno, estoy seguro de que algunos creyentes que conozco se sorprenderían demasiado y estoy absolutamente convencido de que ni Jesús (ni ningún otro hombre o mujer de Dios en la Biblia) se haría uno.

 Traducido por: Julian Esquinas

NOTA DEL ADMINISTRADOR: Este artículo ha sido tomado del blog amigo, ACTIVISTAS DE CRISTO.

Publicado en Activistas de Cristo, Will Graham | Etiquetado , | 2 comentarios

Nombre de la Tierra Santa: ¿Palestina o Israel?

Nombre de la Tierra Santa: ¿Palestina o Israel?

por Pablo Santomauro

Un error común es llamar Palestina al territorio de la nación de Israel. No nos debe extrañar que los medios seculares le llamen Palestina, pero lamentablemente muchos cristianos caen en el mismo error. Maestros conocidos como Charles Spurgeon en el pasado (1) y Chuck Swindoll en el presente lo han hecho (2). La Biblia de Estudio de John MacArthur se refiere a María y José, los padres de Jesús, como Judíos Palestinos, y además contiene un mapa llamado “Palestina en los tiempos de Cristo”, y numerosas referencias a un territorio denominado “Palestina del primer siglo” (3). Las referencias a Palestina son más communes en los sectores reformados, en algunos de los cuales existe un antisemitismo declarado, pero aun evangélicos que creen en el futuro de Israel usan eventualmente el término. Un ejemplo es la New Scofield Reference Edition. Esta contiene mapas titulados “Palestina bajo los Herodes”. La verdad es que nunca hubo una Palestina bajo la autoridad de los Herodes.  Siga leyendo →

Publicado en Israel, Pablo Santomauro | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Israel y Gaza

Israel y Gaza

Por Daniel Brito

Hace cinco años escribí un corto comentario sobre el problema de Gaza e Israel, y lo he incluido en este comentario porque aunque ocurrió hace cinco años, las circunstancias son las mismas.

Muchos Cristianos critican a Israel por no creer en realidad que el Pacto de DIOS con Israel es válido ahora en el Nuevo Pacto. Pero mi respuesta a eso es que dejando a un lado si Israel es Pueblo de DIOS o no lo es, no importa, porque el hecho que Israel es una nación establecida por el mandato de las Naciones Unidas en 1948, les da a ellos el derecho de ser una nación y defender a sus ciudadanos. En 1948, las naciones vecinas de Israel atacaron al pequeño país, quitándole la mitad de Jerusalén, pero sin poder destruir a la nueva nación. En 1967, otra vez pusieron tropas alrededor de Israel para atacar, pero Israel se les adelantó, quitándole el desierto de Sinaí a Egipto, y Cisjordania a Jordania, después que Israel le implorara a Jordania que no se uniesen al ataque. Eso fue seguido por el ataque de sus vecinos en 1973, en el día de Yom Kippur, el día más sagrado para el pueblo de Israel. A pesar de ese ataque sorpresivo, Israel volvió a ganar la guerra. Luego llegando a firmar el tratado de paz con Egipto en 1978.

Ahora pregunto otra vez, ¿No tiene derecho una nación a existir? Los vecinos Musulmanes de Israel rehúsan reconocerlo como nación, y han prometido su destrucción completa, incluyendo Hamas, quienes gobiernan en Gaza.

También quiero que recuerden que Gaza estaba bajo el control de los Egipcios hasta 1967, sin embargo, los Egipcios nunca le dieron su independencia. Lo mismo con Cisjordania, quienes estaban bajo el control del reino de Jordania, y tampoco les habían dado a ellos independencia. Al contrario, al principio del decenio de los 70, los Palestinos fueron expulsados por la fuerza de ciertas partes de Jordania por querer tomar control del gobierno.  También quiero recordarles que el peor enemigo de los Cristianos árabes, no es Israel, sino que es el Islam. Siga leyendo →

 

Publicado en Opinión | Etiquetado , , , | Deja un comentario

¿Un Pueblo Palestino?

¿Un Pueblo Palestino?
Pablo Santomauro

En la actualidad, hacerle entender a esta generación moderna que el “pueblo palestino” no califica para ser llamado pueblo, sino que es un conjunto de árabes que hace unas décadas llegaron en gran número a la región llamada Palestina atraídos por las fuentes de trabajo que los judíos estaban creando con su esfuerzo y capital, es una tarea con muy pocas posibilidades de éxito. Este grupo de inmigrantes va ahora en camino de convertirse en una nación independiente en una región que no le pertenece, gracias a la debilidad del gobierno de Israel y la complicidad de los gobiernos del mundo que apoyan cualquier cosa que vaya contra los intereses del pueblo judío,  Siga leyendo →

Publicado en Israel, Pablo Santomauro | Etiquetado , , , | 5 comentarios

Los Adventistas del Séptimo Día

Los Adventistas del Séptimo Día
Una Introducción

por Pablo Santomauro


Breve historia

Basados en una interpretación errónea de Daniel 8:14, en la cual los 2300 días se toman como años, William Miller, un ministro bautista residente de New York, y otros de varias denominaciones en Europa y América, llegaron a la conclusión de que Jesucristo volvería a la tierra en el año 1843.  Miller comenzó a enseñar esto 25 años antes, en 1818. Siga leyendo →

Publicado en Adventistas, Apologética, Pablo Santomauro | Etiquetado , , | 13 comentarios

LAS TEOFANIAS Jesucristo en el Antiguo Testamento

LAS TEOFANIAS

Jesucristo en el Antiguo Testamento

por Pablo Santomauro

Un tema de suma importancia en el Antiguo Testamento son las “teofanías”. Estas apariciones de la Deidad constituyen uno de los argumentos más firmes por la unipluralidad de la naturaleza de Dios, la Encarnación y la Deidad de Jesucristo.

El término “teofanía” proviene de dos palabras del griego – teo y epifaino – y primariamente significa la aparición de Dios en forma humana. Estas apariciones en el AT se dieron en breves períodos durante los cuales el único y verdadero Dios vino a la tierra en forma de hombre.  Siga leyendo →

Publicado en Apologética, Doctrina de la Trinidad, Pablo Santomauro | Etiquetado , , | Deja un comentario